bienvenido a NUESTRA FINCa

Dehesa de Fuentes de Duero

En pleno Valle del Río Duero, nuestra tierra posee una larga tradición agraria, ganadera y vitivinícola. Ya en el año 1473, D. Pedro Villandrando, Conde de Ribadeo, pagaba a la Iglesia con vino, trigo y cebada producidas en estas tierras. Y es que Fuentes de Duero fue un pueblo autónomo llegando a tener incluso su propio Ayuntamiento.

 
 
mapa-milla-oro-tarsila-01.jpg
 
 
 

LOCALIZACIÓN PRIVILEGIADA
 

Más de 1000 hectáreas de flora y fauna

 

Bodegas Társila está situada a orillas del río Duero en un enclave singular cuyo paisaje no deja de sorprender transformándose a lo largo del año gracias a los contrastes extremos de su clima.

La finca ofrece infinitas posibilidades: desde la Dehesa, sus fuentes naturales, sus charcas y sus montes arbolados de quejigos, fresnos, sabinas y encinas donde nuestro ganado se mueve libremente; a los campos de cultivo de regadío y secano dedicados a cereal, forraje, remolacha azucarera y alfalfa entre otros. Para regar todas estas tierras tan fértiles contamos con el Canal del Duero, que con su cauce hace que la fauna y vegetación sea aún más numerosa. Como es el caso de las Sequoias Gigantes plantadas por los constructores del Canal en el Siglo XIX o los diversos tipos de hongos comestibles, espárragos trigueros, zarzamoras... y una variada fauna acuática.

Es todo un placer pasear y explorar este refugio natural que cuenta con la más variada fauna: anades reales y silbones, cercetas, fochas, garzas reales e imperiales, corzos, jabalíes, liebres, conejos, perdices, águilas, zorros...

Visita la finca

 
 
 
 
 

CONOCE NUESTRO PATRIMONIO

 

Más que vino desde la Edad Media

 

Fuentes de Duero es una finca familiar cuya tradición vinícola, ganadera y agrícola se remonta a la Edad Media. Aún se conservan edificios de aquella época cuando funcionaron como Parador, bodega, escuela, Iglesia románica consagrada a Santiago con su cementerio, palacio, torre de defensa y antiguas vías de tren con un puente de hierro sobre el Río Duero. La finca incluso tuvo su propio Ayuntamiento durante el siglo XIX. Cientos de años de historia recuperados y transformados en un apasionante proyecto.

 
 
 
 
 
 
 

AGRICULTURA DE CONSERVACIÓN

Por y para la tierra y el medio ambiente

Respetamos el medio ambiente y nuestra fauna, es por ello que practicamos una agricultura de conservación para conservar, mejorar y hacer un uso más eficiente de los recursos naturales. Adoptamos diferentes técnicas consiguiendo beneficios para el suelo, el aire y el agua, así como para la mejora de la biodiversidad y conservación de un gran número de especies animales durante períodos críticos de su ciclo de vida. Además, contamos con placas solares para el suministro de regadío y elaboración del vino.